Está Leyendo
Estatinas y Beneficios sobre la Rigidez Arterial
MedEcs - Integración es Conocimiento

Estatinas y Beneficios sobre la Rigidez Arterial

J. Ildefonzo Arocha Rodulfo

El amplio abanico de acción de las estatinas no se limita a los efectos sobre los lípidos, sino que también comprende la protección vascular por sus efectos pleiotrópicos y sus beneficios se aplican a todo el árbol arterial, aunque con mayor impacto en la circulación coronaria y cerebral y en menor grado en las arterias periféricas. En pocas palabras, sus beneficios abarcan el contenido y el continente.

A través de estas propiedades, las estatinas están directamente involucradas en restaurar o mejorar la función endotelial, incrementar la biodisponibilidad de óxido nítrico, propiedades antioxidantes, atenuar el remodelado vascular, inhibir la respuesta inflamatoria vascular y estabilizar la placa aterosclerótica. Estos efectos independientes y más precoces de la acción hipolipemiante se deben, predominantemente, a la capacidad de inhibir la síntesis de isoprenoides, productos que son importantes para la adhesión lipídica por moléculas de señalización intracelular, tales como Rho, Rac y Cdc42.

La rigidez arterial, un signo precoz y detectable de los cambios adversos funcionales y estructurales en la pared vascular, es una variable de predicción independiente del riesgo cardiovascular global y mortalidad cardiovascular.

La velocidad de la onda de pulso brazo-tobillo (baPWV por sus siglas en inglés) es una medición clínica, confiable y no invasiva de la rigidez arterial cuyo uso se ha incrementado en los estudios epidemiológicos y de observación demostrando estar significativamente asociada con la enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ECVA) y la mortalidad total.

Los factores cardiovasculares de riesgo, especialmente dislipidemia, diabetes tipo 2, presión arterial elevada, obesidad y la conjunción de estas condiciones (como en el síndrome metabólico) son los principales contribuyentes a la progresión acelerada de la rigidez arterial. Las estatinas son las drogas hipolipemiantes de primera línea más efectivas y ampliamente utilizadas en la prevención de la ECVA sirven como una estrategia farmacológica promisoria para mejorar la rigidez arterial. Sin embargo, recientes revisiones han reportado hallazgos inconsistentes en relación con la asociación del uso de estatinas y la rigidez arterial, siendo que algunos estudios muestran efectos positivos y otros informan de efectos nulos. La fortaleza de la evidencia está limitada por las muestras de reducido número (<100) y el corto tiempo de seguimiento (generalmente igual o menor a 6 meses). Además, ningún estudio ha evaluado la asociación entre el uso de estatina y la progresión de la rigidez arterial.

En el estudio retrospectivo de cohorte de Zhou y colaboradores analizaron la baPWV de 5015 adultos con alto riesgo aterosclerótico. El análisis de propensión agrupó 1510 pares de usuarios y no usuarios de estatinas para la evaluación basal del baPWV y 410 pares para la evaluación del análisis de progresión, respectivamente.

La progresión de la baPWV fue comprobada utilizando la diferencia absoluta entre el valor basal y de seguimiento de la baPWV, dividida por el tiempo de seguimiento en años. Se utilizaron modelos de regresión lineal de múltiples variables para estimar la asociación entre el uso de estatinas y la rigidez arterial.

Entre los 5105 participantes se parearon 1310 usuarios de estatinas con 1310 no usuarios (edad promedio [DE] 63,2 [9,3] años). En comparación con los no usuarios de estatinas, a nivel basal, los usuarios mostraron una baPWA significativamente más baja (diferencia: -33 cm/s; IC 95% -62,1 a 5,1 cm/s).

Vea También

Entre los 1502 adultos con evaluación repetida de la baPWV, 410 usuarios de estatinas fueron pareados con 410 no usuarios y los primeros mostraron una progresión más lenta de la baPWV (diferencia de -23,3 cm/s por año; IC 95% -40,6 a -6,0 cm/s por años) durante una media (DE) de seguimiento de 4,8 años (2,7 años). Una progresión significativamente más lenta de la baPWV fue observada en los usuarios continuos de estatinas (diferencia de -24.2 cm/s por año, IC 95% -42,2 a -6,2 cm/s por año) y en los usuarios más adherentes (diferencia de -39,7 cm/s por año, IC 95% 66,9 a 12,4 cm/s por año), pero no en los que descontinuaron su uso(diferencia de -17,3 cm/s por año, IC 95% -52,4 a 17,8 cm/s por año),  y en los menos adherentes (diferencia de -17,9 cm/s por año, IC 95% -36,5 a 0,7 cm/s por año), comparados con los no usuarios de estatinas.

Comentarios.

El advenimiento de las estatinas ha llenado uno de los vacíos más amplio en la terapéutica cardiovascular y sorprenden cada día no solo por su poder hipolipemiante sino también sus beneficios sobre la pared arterial. Ya desde los primeros estudios clínicos, especialmente en el PROVE-IT TIMI 22, publicado en el año 2004, se conoció el beneficio de estos fármacos en mejorar la disfunción endotelial, un efecto significativo y precoz en aparición mucho antes del efecto hipolipemiante. Luego se han realizado numerosos estudios que sustentan y respaldan el efecto favorable de las estatinas sobre la pared arterial, lo cual hace de estas drogas “cuasi milagrosas” su empleo rutinario y racional en todo sujeto con trastorno lipídico o portador de ECVA, incluyendo a diabéticos tipo 2.

 

Reaccione a este Artículo
Reacts Excelente
1
Reacts Muy Bueno
1
Reacts Bueno
0
Reacts Regular
0
Reacts Malo
0
Comentarios (0)

Escribe una respuesta


© 2020 Medecs. Todos los Derechos Reservados.