Está Leyendo
Estudio REVIVED: Efecto de la Revascularización Percutánea en la Disfunción Ventricular Isquémica
MedEcs - Integración es Conocimiento

Estudio REVIVED: Efecto de la Revascularización Percutánea en la Disfunción Ventricular Isquémica

Cristian M. Garmendia
  • En pacientes con cardiopatía isquémica severa no se observaron diferencias estadísticamente significativas entre la revascularización mediante angioplastia coronaria o tratamiento médico óptimo, en términos de reducción de muerte u hospitalización por insuficiencia cardiaca.

La cardiopatía isquémica es una causa común de disfunción ventricular. En este contexto, diversos estudios han demostrado que la revascularización coronaria podría tener un beneficio en términos de sobrevida en este subgrupo de pacientes. Así, el estudio STICH publicado hace más de 10 años fue el primer estudio que ha demostrado un beneficio de la revascularización mediante cirugía de revascularización miocárdica (CRM), en relación al tratamiento médico óptimo (TMO) independientemente del riesgo quirúrgico basal, en términos de reducción de la mortalidad en el seguimiento.

En relación a la revascularización percutánea, hasta la fecha no contamos con evidencia de estudios aleatorizados que hayan demostrado este beneficio. Por este motivo, las recomendaciones de las Guías de Manejo Clínico se encuentran basadas en la opinión de expertos (Guia ESC IIa C, Guía ACC/AHA sin recomendación).

El Prof. Dr. Divaka Perera presentó durante las sesiones científicas del segundo día del Congreso ESC 2022 los resultados del estudio REVIVED-BCS2, cuyo objetivo fue determinar el beneficio de la revascularización coronaria percutánea mediante angioplastia (ATC), en relación al TMO, en pacientes con cardiopatía isquémica severa, en términos de sobrevida a largo plazo.

Se incluyeron con este propósito pacientes con disfunción ventricular izquierda severa (FEVI ≤35%), con enfermedad coronaria aterosclerótica severa (determinada mediante una puntuación del score BCIS-Jeopardy ≥6), y con presencia de viabilidad en ≥4 segmentos miocárdicos factibles de revascularización mediante ATC. Se excluyeron aquellos pacientes con un infarto agudo de miocardio durante las 4 semanas previas al estudio, insuficiencia cardiaca aguda descompensada y arritmia ventricular sostenida, interpretándose como posibles agentes causantes de disfunción ventricular transitoria.

Se aleatorizan al total de la cohorte en relación 1:1 a la revascularización mediante ATC, o al TMO (el cual incluía no sólo tratamiento médico farmacológico sino además cardiodesfibrilador implantable [CDI] o cardioresincronizador [CRT]). Se analizó como objetivo primario a la ocurrencia de mortalidad por todas las causas u hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca aguda descompensada a 24 meses de seguimiento. Como objetivos secundarios se analizó la modificación en la FEVI a 6 y 12 meses, y parámetros de calidad de vida (determinados mediante el cuestionario KCCQ) a 6, 12 y 24 meses.

En pacientes con cardiopatía isquémica severa no se observaron diferencias estadísticamente significativas entre la revascularización mediante angioplastia coronaria o tratamiento médico óptimo, en términos de reducción de muerte u hospitalización por insuficiencia cardiaca.

Vea También

Se incluyeron un total de 700 pacientes. La edad promedio de la poblacion muestral fue de 70±9 años, con un 87% de sexo masculino y un promedio de FEVI de 27.0±6.6%. Se observó una marcada severidad de enfermedad coronaria, con un promedio de score BCIS-Jeopardy de 10 puntos. A su vez, el 14% de los pacientes incluidos presentaban enfermedad de tronco de coronaria izquierda, hallazgo peculiar en estudios que analicen el efecto del TMO. La totalidad de la cohorte se encontraba bajo tratamiento médico, encontrándose en 77% en clase funcional según NYHA I/II. A su vez, el 55% presentaba un CDI.

No se observó una diferencia estadísticamente significativa en términos del objetivo primario entre ambos subgrupos analizados (37.2% ATC vs. 38.0% TMO. HR 0.99 [IC95% 0.78-1.287]; p=0.96). Tampoco se evidenció una diferencia estadísticamente significativa en términos de sus componentes individuales, como en modificación de la FEVI en el seguimiento, o parámetros de calidad de vida. Por contraparte, el subgrupo de pacientes sometidos a tratamiento con ATC presentó una reducción estadísticamente significativa de revascularizaciones no planificadas en el seguimiento, en relación al subgrupo de TMO. Sin embargo, no se observaron diferencias en la ocurrencia de infarto de miocardio entre ambos grupos analizados.

Reaccione a este Artículo
Reacts Excelente
13
Reacts Muy Bueno
7
Reacts Bueno
0
Reacts Regular
0
Reacts Malo
0
Comentarios (0)

Escribe una respuesta


© 2020 Medecs. Todos los Derechos Reservados.